La Declaración Política de las Naciones Unidas para poner fin al sida 2016 encamina el mundo hacia el fin de la epidemia

interna nueva declaracion

Los líderes mundiales se comprometen en alcanzar los tres objetivos y las 20 nuevas Metas de la Acción Acelerada para el 2020, incluyendo doblar el número de personas en tratamiento del VIH y llegar a todas las personas a través de los servicios de prevención.

Naciones Unidas, Nueva York, 8 de junio de 2016 – ONUSIDA le da la bienvenida a los nuevos objetivos, metas y compromisos de la Declaración Política de la Asamblea General de las Naciones Unidas para poner Fin al sida. Los países han acordado una agenda histórica y urgente para acelerar los esfuerzos para poner fin a la epidemia del sida para el 2030. La Declaración Política establece un mandato global para la Acción Acelerada de la respuesta al sida para los próximos cinco años.

Los líderes mundiales reconocieron que ningún país le ha puesto fin al sida y que ningún país puede dar un paso atrás en la respuesta al VIH. A medida que los Estados Miembro empiezan a implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, se reconoció que poner fin a la epidemia del sida para el 2030 solamente será posible si los objetivos de la Acción Acelerada se cumplen para el 2020.

Las metas y los compromisos adoptados en la Declaración Política para poner Fin al Sida orientará al mundo para hacerle frente a los vínculos críticos entre la salud, el desarrollo, la injusticia, la desigualdad, la pobreza y el conflicto.

Una visión compartida

La Declaración Política le pide al mundo que logre los siguientes objetivos en apoyo de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible:

  • Reducir las nuevas infecciones por VIH a menos de 500,000 a nivel mundial para el 2020.
  • Reducir las muertes relacionadas con el sida a menos de 500,000 a nivel mundial para el 2020.
  • Eliminar el estigma y la discriminación relacionados con el VIH para el 2020.

La Declaración Política afirma que estos objetivos solamente se pueden realizar con un fuerte liderazgo y el compromiso de las personas que viven con el VIH, las comunidades y la sociedad civil.

Doblando el número de personas en tratamiento

Para fines del 2015, el número de personas en tratamiento de VIH alcanzó los 17 millones, excediendo la meta del 2015 de llegar a 15 millones de personas. Los líderes se comprometieron a garantizar que el 90% de las personas (niños, adolescentes y adultos) que viven con VIH sepan su estado, el 90% de las personas que viven con VIH que sepa su estado están recibiendo el tratamiento y el 90% de las personas en tratamiento hayan suprimido la carga viral.

Los países además se comprometieron a abordar con urgencia la baja tasa de cobertura de tratamiento entre los niños que viven con VIH.

1. Implementar el objetivo de tratamiento 90-90-90 para garantizar que 30 millones de personas que viven con VIH tengan acceso al tratamiento para el 2020.

2. Garantizar que 1.6 millones de niños que viven con VIH tengan acceso al tratamiento del VIH para el 2018.

Acelerar la divulgación de la prevención Los objetivos de prevención del VIH motivan a los países a promover el acceso a los servicios integrales y a la medida de prevención del VIH para todas las mujeres y niñas adolescentes, los migrantes, las poblaciones clave – trabajadores sexuales; los hombres que tienen sexo con hombres; las personas que se inyectan drogas, las personas transgénero; y los detenidos. Se harán esfuerzos especiales para intensificar la divulgación en ubicaciones de alta transmisión del VIH con servicios para las poblaciones a nivel mundial con un mayor riesgo de contraer la infección.

Acelerar el alcance de la prevención

Los objetivos de prevención del VIH motivan a los países a promover el acceso a los servicios integrales de prevención del VIH para todas las mujeres y niñas adolescentes, los migrantes, las poblaciones clave – trabajadoras sexuales; los hombres que tienen sexo con hombres; las personas que se inyectan drogas, las personas transgénero; y las personas privadas de libertad. Se harán esfuerzos especiales para intensificar las acciones de prevención en los lugares de alta transmisión del VIH con servicios para las poblaciones con un mayor riesgo de contraer la infección.

La Declaración Política reconoce la importancia de la ubicación y la población, dado que la epidemia es distinta en cada país y región y alienta a la acción y responsabilidad regional al establecer los objetivos regionales sobre la prevención y el tratamiento para los niños, las personas jóvenes y los adultos, incluyendo:

3. Llegar a todas las mujeres, niñas adolescentes y poblaciones clave con los servicios integrales de prevención del VIH, incluyendo la reducción de daños para el 2020.

4. Llegar a 3 millones de personas con mayor riesgo de contraer la infección del VIH con la profilaxis previa a la exposición para el 2020.

5. Llegar a 25 millones de hombres jóvenes en áreas de alta incidencia del VIH con la circuncisión masculina médica y voluntaria y tener disponibles 20 mil millones de condones en los países con ingresos bajos y medianos para el 2020.

Sin embargo, la Declaración Política falla en poner la visibilidad necesaria en las poblaciones clave más afectadas en las distintas regiones.

Detener las infecciones nuevas del VIH entre los niños

El compromiso para eliminar las infecciones nuevas del VIH entre los niños y garantizar que la salud y el bienestar de sus madres sean sostenidos, se reafirma en la nueva Declaración Política con un énfasis en garantizar que las madres tengan acceso a la terapia antirretroviral inmediata y de por vida.

6. Eliminar las infecciones nuevas del VIH entre los niños y reducir las infecciones nuevas en 95% en cada región para el 2020.


Un nuevo enfoque para las mujeres, las niñas adolescentes, los jóvenes y la igualdad de género

Todos los días se producen dos mil nuevas infecciones por VIH entre los jóvenes, un tercio de todas las nuevas infecciones, pero sólo el 28% de las mujeres jóvenes tienen un conocimiento preciso sobre el VIH. Los líderes se han comprometido en apoyar y permitir que los jóvenes desempeñen un papel fundamental en dirigir la respuesta, promoviendo la realización total de su derecho a la salud y la educación integral sobre la salud sexual y reproductiva y la prevención del VIH. La Declaración Política también reconoce la importancia del acceso universal a los derechos de la salud sexual y reproductiva y a los derechos reproductivos.

Los líderes colocaron un fuerte énfasis en hacer frente a la inmensa carga de la epidemia en las mujeres, especialmente en las mujeres jóvenes y niñas adolescentes en África Subsahariana.

La Declaración Política se compromete en lograr la igualdad de género, para invertir en el liderazgo de las mujeres y poner fin a todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres y las niñas, con el fin de aumentar su capacidad para que se protejan a sí mismas del VIH. Al hacerlo, el compromiso de los hombres y de los niños es indispensable.

7. Reducir a menos de 100,000 por año el número de las niñas adolescentes y de las mujeres jóvenes en edades de 15-24 años recién infectadas con VIH a nivel mundial para el 2020.

8. Eliminar las desigualdades de género y el abuso y la violencia basada en el género.

9. Poner fin a todas las formas de violencia y de discriminación en contra de las mujeres y las niñas, tales como las que están basadas en el género, la violencia sexual y doméstica, y la violencia por parte de la pareja sexual, incluyendo en situaciones durante el conflicto, posteriores al conflicto y de asistencia humanitaria.

10. Motivar y apoyar el liderazgo de los jóvenes y ampliar la educación integral sobre la salud sexual y reproductiva y proteger sus derechos humanos.

Sin embargo, la Declaración Política se queda corta de incluir un objetivo explícito para la educación sexual integral, a pesar que la realidad de la mayor parte de la epidemia en la mayoría de las regiones es impulsada por la transmisión sexual. En África subsahariana, más del 98% de las nuevas infecciones por VIH son transmitidas sexualmente. La Declaración Política excluye los derechos sexuales, incluyendo el derecho a la información, a la autonomía, al consentimiento y a la no-discriminación, lo cual es fundamental para una respuesta efectiva al sida.


El derecho a la salud les pertenece a todos, en todas partes

La Declaración Política además reconoce que el avance para proteger y promover los derechos humanos de las personas que viven con, están en riesgo de y están afectadas por el VIH han estado lejos de ser suficientes y que las violaciones de derechos humanos siguen siendo un mayor obstáculo en la respuesta al VIH. Los Estados Miembro se comprometen a revisar y a reformar la legislación que puede crear barreras o reforzar el estigma y la discriminación y para promover el acceso a los servicios de atención de la salud no discriminatorios, incluyendo a las poblaciones con mayor riesgo de adquirir el VIH, específicamente a las trabajadoras sexuales; los hombres que tienen sexo con hombres; las personas que se inyectan drogas; las personas transgénero; y las personas privadas de libertad.

11. Revisar y reformar las leyes que refuerzan el estigma y la discriminación y restringen el acceso a los servicios, restricciones de viaje, las pruebas obligatorias

12. Eliminar los obstáculos, incluyendo el estigma y la discriminación, en los entornos de atención de salud para el 2020.

13. Fortalecer los sistemas nacionales de protección social y de los niños para garantizar que, en el 2020, el 75% de las personas que viven con, están en riesgo de y están afectadas por el VIH se benefician de la protección social sensible al VIH.


El SIDA fuera de aislamiento

La Declaración Política asegura que la respuesta al sida estimulará el avance a lo largo de toda la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La misma llama a la cobertura de salud universal y al acceso a la protección social. Adoptar los objetivos más allá del VIH, los Estados Miembro hicieron énfasis en la importancia continua de un enfoque integrado a una amplia gama de problemas de salud, incluyendo la tuberculosis, la hepatitis B y C, el cáncer cervical, el virus del papiloma humano, las enfermedades no transmisibles y las enfermedades emergentes y reemergentes.

14. Reducir las muertes por tuberculosis relacionadas con el sida en 75% para el 2020.

15. Alcanzar el 90% de todas las personas que necesitan tratamiento contra la tuberculosis, incluyendo el 90% de las poblaciones en mayor riesgo y lograr al menos el 90% del éxito del tratamiento para el 2020.

16. Reducir en 30% los casos nuevos de la hepatitis B y C viral crónica para el 2020.

17. Tratar a 5 millones de personas con hepatitis B y tratar a 3 millones de personas con hepatitis C crónica para el 2020.


Financiando el fin del sida

Para garantizar que estos objetivos pueden ser alcanzados, los líderes hicieron compromisos ambiciosos y concretos para financiar y hacer asignaciones efectivas para implementar una respuesta a la Acción Acelerada del sida. Los Estados Miembro también pidieron US$13 mil millones para la Quinta Reposición del Fondo Mundial para la Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria. Los Estados Miembro alentaron el compromiso estratégico ampliado del sector privado para apoyar a los países con inversiones y la prestación de servicio para fortalecer las cadenas de suministro, las iniciativas en el lugar de trabajo y el mercadeo social de los suministros básicos de salud y el cambio de comportamiento.

18. Aumentar las inversiones para cerrar la brecha de los recursos mediante la inversión de al menos US$26 mil millones al año en la respuesta al sida para el 2020.

19. Invertir al menos un cuarto del gasto del sida en la prevención del VIH e invertir al menos el 6% de todos los recursos globales del sida para los facilitadores sociales, incluyendo la promoción, la comunidad y la movilización política, la supervisión comunitaria, la divulgación de los programas y la comunicación pública para el 2020 y garantizar que al menos el 30% de la prestación de todos los servicios es dirigida por la comunidad en el 2030.

20. Abordar las regulaciones, las políticas y las prácticas que previenen el acceso a los medicamentos genéricos seguros, eficaces y asequibles, a los diagnósticos y a las tecnologías relacionadas con la salud, garantizando el uso completo de las flexibilidades del Acuerdo de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (TRIPS por sus siglas en inglés) y fortalecer la capacidad regional y local para desarrollar, fabricar y entregar productos de salud de calidad garantizada y asequibles.

 

Responsabilidades y sostenibilidad

Los Estados Miembro asumieron una serie de compromisos para aumentar la supervisión y las responsabilidades, instando a una participación más activa de las personas que viven con, están afectadas por y están en riesgo de contraer el VIH. Ellos hacen un llamado al Secretario General de las Naciones Unidas, con el apoyo de ONUSIDA, para seguir proporcionando revisiones anuales a la Asamblea General y decidieron convocar la Reunión de Alto Nivel sobre el VIH y SIDA para revisar el avance en la respuesta al SIDA en todas sus dimensiones sociales, económicas y políticas. La Declaración Política también llama a los Estados Miembro para que garanticen que las Naciones Unidas y ONUSIDA están en condiciones de cumplir con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Al avanzar, se insta a las partes interesadas para que intensifiquen la presión para hacerle frente a los obstáculos más arraigados del avance y garantizar que la Declaración Política puede cumplir con su función, como instrumento para la dignidad y la justicia social.

 

 

CONÉCTATE CON NOSOTROS

Estamos en las redes sociales.

Síguenos

Arrow
Arrow
Slider
CONTÁCTANOS

Ciudad del Saber, calle Gonzalo Crance, Edificio #166. Apartado Postal: 0816-01914, Ciudad de Panamá, Panamá.

Tel. +507 3014600
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Arrow
Arrow
Slider