Cinco directores de país de ONUSIDA toman la iniciativa en la respuesta COVID-19

cinco directores pais

 

11 de junio de 2020

La experiencia de la directora de país de ONUSIDA para El Salvador, Celina Miranda, como doctora en medicina, ha sido muy útil durante el brote de COVID-19. Se sintió honrada cuando el Coordinador Residente de las Naciones Unidas la nominó para ser la líder del equipo de respuesta COVID-19 dentro de las Naciones Unidas en el país.

"Acepté el desafío, ya que la experiencia de trabajar en ONUSIDA con el VIH me ha dado las habilidades necesarias para manejar este tipo de situaciones", dijo.

Hasta la fecha, ha manejado seis casos confirmados de COVID-19 de personal de las Naciones Unidas de diferentes agencias. "Algunos fueron al hospital, mientras que otros se pusieron en cuarentena, y todos ya están saliendo de la etapa aguda", dijo Miranda.

Una tarea principal para los coordinadores de COVID-19 es determinar si los hospitales locales pueden admitir y tratar al personal de las Naciones Unidas y sus dependientes. El Salvador no estaba listo para la pandemia, dijo, lo que aumentó la presión.

La Sra. Miranda, junto con otros cuatro directores de país de ONUSIDA, han sido nominados por los equipos de país de las Naciones Unidas como coordinadores de COVID-19 en sus respectivos países.

Vladanka Andreeva en Camboya, Yafflo Ouattara en Chad, Job Sagbohan en Burkina Faso y Medhin Tsehaiu en Kenia se han sentido honrados de asumir esa responsabilidad.

La Sra. Andreeva explicó cómo, a principios de marzo, las Naciones Unidas en Camboya establecieron un Equipo interno de preparación y respuesta COVID-19 de las Naciones Unidas, y se le pidió que dirigiera los esfuerzos para garantizar que más de 2500 funcionarios de las Naciones Unidas y sus dependientes tengan acceso a la mas reciente información, tratamiento, atención y apoyo de COVID-19. Ella desarrolló un plan de contingencia para la familia de las Naciones Unidas y apoyó el establecimiento de un proceso de evacuaciones médicas y servicios de apoyo de salud mental para el personal.

Sagbohan, un epidemiólogo médico capacitado que trabajó para la Organización Mundial de la Salud durante los brotes de Ébola y fiebre amarilla, dijo que pasó mucho tiempo tranquilizando a los empleados para superar el estrés y el miedo. "El personal estaba asustado, así que durante el período de encierro recibí hasta 300 llamadas a la semana a pesar de las reuniones informativas virtuales regulares para el personal en todo Burkina Faso".

Explicó que a pesar del tamaño de ONUSIDA y la falta de recursos en comparación con otras agencias, conocer sobre enfermedades infecciosas ha sido de gran ayuda. Rápidamente solicitó puntos focales de diferentes organizaciones y creó un grupo de trabajo de las Naciones Unidas contra COVID-19. "He podido aprovechar un grupo sólido de personas motivadas para ayudarme y ha hecho toda la diferencia".

Para Yafflo Ouattara, el rol de coordinador de COVID-19 se adapta perfectamente a los directores de país de ONUSIDA. "Estamos acostumbrados a obtener la aceptación de nuestros copatrocinadores, por lo que el trabajo en equipo conjunto es parte de nuestro ADN", dijo. Su tarea principal en Chad ha sido ampliar las unidades de cuidados intensivos y establecer un sólido sistema de derivación para el manejo de casos severos. Cerca de 7000 empleados y dependientes de las Naciones Unidas están repartidos por todo el país, algunos en lugares donde no hay cuidado nocturno.

Como otros, también ayudó con el plan nacional de contingencia COVID-19 para garantizar que las personas que viven con el VIH tengan acceso a tratamiento y atención.

Dijo que la pandemia destacó los agujeros en el sistema de salud del país. "No solo nunca se hicieron inversiones clave en cuidados intensivos, sino que algunos de los elementos básicos, como guantes, máscaras y jabón, han estado desaparecidos todo el tiempo".

Vivir en un mundo COVID-19 significa muchos reajustes. "Tenemos la oportunidad de intervenir y hacer escuchar nuestras voces para revisar los sistemas", dijo el Sr. Ouattara.

Medhin Tsehaiu está de acuerdo. Ella se enorgullece de ver a ONUSIDA ser parte de una mayor discusión.

"Estamos presentes y estamos haciendo nuestra parte de manera muy activa y voluntaria", dijo. Pero ella cree que COVID-19 ha cambiado para siempre la forma en que las personas trabajan.

Todas las reuniones virtuales y ningún viaje ha significado que la gente estuviera mucho más disponible, por lo que hubo una comunicación continua, lo que significó un alto consumo de tiempo, explicó. "La crisis nos unió, nos guste o no, y eso ha requerido mucha colaboración", dijo Tsehaiu.

Además de su larga lista de tareas como coordinadora de COVID-19, ella y algunos otros comenzaron el fondo de solidaridad de las Naciones Unidas con Kenia. Después de mucho ir y venir, abrieron una cuenta bancaria donde el personal puede elegir contribuir con dinero durante un período de tres meses que se enviará a las personas necesitadas.

"Es una forma para que los empleados muestren empatía y apoyo a la gente de Kenia durante estos tiempos difíciles", dijo.

Hablando de solidaridad, la Sra. Andreeva dijo que la pandemia realmente probó la reforma de las Naciones Unidas a nivel de país, no solo en términos de responder a la pandemia, sino también en relación con los asuntos relacionados con el deber en los cuidados. Según una encuesta realizada en mayo, el 90% del personal en Camboya dijo que el liderazgo de las Naciones Unidas a nivel de país está tomando las decisiones correctas para gestionar la crisis.

Durante una reunión virtual de 300 miembros del personal de las Naciones Unidas en El Salvador recientemente, también hubo comentarios positivos. La Sra. Miranda dijo que no pide elogios ni agradecimientos adicionales. "Simplemente disfruto ayudando a las personas y viéndolas recuperarse, viviendo sus vidas plenamente".

 

CONÉCTATE CON NOSOTROS

Estamos en las redes sociales.

Síguenos

Arrow
Arrow
Slider
CONTÁCTANOS

Ciudad del Saber, calle Gonzalo Crance, Edificio #166. Apartado Postal: 0816-01914, Ciudad de Panamá, Panamá.

Tel. +507 3014600
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Arrow
Arrow
Slider