La respuesta de ONUSIDA a la situación de Venezuela

respuesta onusida pre

 

En la ciudad de Barquisimeto, a unas cinco horas de Caracas, vive Raiza, una señora venezolana que ha vivido con VIH por 18 años. Ella solía acceder al tratamiento por medio del sistema de público de salud, sin embargo, a medida que la situación política y económica en Venezuela empeoraban, los medicamentos escasearon, y Raiza comenzó a temer por su vida. Después de dos años sin tratamiento, ella comenzó a aventurarse a la frontera colombiana, donde podía comprar medicamentos a un precio muy alto para ella en las farmacias, o acceder a antirretrovirales donados por organizaciones no gubernamentales.

Raiza es una de las estimadas 62000 personas en Venezuela viviendo con VIH que desde el año pasado no tienen acceso consistente a los antirretrovirales. Las consecuencias han sido graves. La tasa de hospitalización entre las personas que viven con VIH ha incrementado notablemente y existen entre 20 y 30 muertes relacionadas con él sida todos los días. Para septiembre de 2018, aproximadamente 7,700 venezolanos que viven con VIH se encontraban entre los migrantes que ingresaban a países vecinos con la esperanza de acceder al tratamiento.

“La actual crisis humanitaria está llevando a una regresión drástica y alarmante de la respuesta nacional al sida, que es comparable, e incluso peor, a lo que se experimentó al inicio de la epidemia de VIH en la década de 1980", dijo Alberto Nieves, activista de VIH de Acción Ciudadana contra el SIDA (ACCSI). “Las muertes, el deterioro progresivo de la salud, el hambre, la negación del acceso a los servicios de salud y el tratamiento del VIH, la discriminación, la migración masiva y la xenofobia son las principales implicaciones de esta crisis para todas las personas con VIH en Venezuela y en los países vecinos.”

En 2017, una investigación encargada por ONUSIDA a ACCSI ("Monitoreo de los servicios de atención y tratamiento del VIH en 14 regiones de Venezuela") generó la primera evidencia concreta de escasez de antirretrovirales, otros medicamentos y reactivos de VIH.

La prevención del VIH también se ha visto debilitada. A los expertos les preocupa que el acceso irregular al tratamiento podría alimentar la resistencia a los medicamentos tanto en Venezuela como en los países vecinos. Solo alrededor de una cuarta parte de las mujeres embarazadas están siendo examinadas para detectar el VIH y la sífilis, debido a la escasez de alimentos, algunas madres que viven con el VIH están optando por amamantar y entre la población indígena Warao, casi uno de cada diez vive con el VIH.

En los últimos dos años el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH y el SIDA (ONUSIDA) ha coordinado, con el Ministerio de Salud de Venezuela, la sociedad civil, OPS/OMS y otras entidades de las Naciones Unidas y asociados, el desarrollo de acciones para mejorar el acceso al tratamiento de adultos y niños que viven con el VIH en Venezuela, así como para aquellos que han migrado. ONUSIDA, junto con la Sociedad Civil y OPS/OMS apoyó las acciones que dieron lugar a una asignación de US $ 5 millones del Fondo Mundial al componente de VIH del "Plan Maestro" destinado a coordinar el apoyo para combatir el VIH, la tuberculosis y la malaria.

ONUSIDA, en asociación con AID FOR AIDS International, recibió más de 60 toneladas de antirretrovirales que se distribuyeron a las personas en tratamiento en los centros de salud del estado entre 2017 y 2018. También han coordinado la donación y distribución de kits de pruebas diagnósticas y sustitutos de la leche materna.

“Gracias al apoyo de ONUSIDA, la Red Venezolana de Personas que viven con VIH (RVG +) y otros socios estratégicos, logramos garantizar que el tratamiento se recibiera y distribuyera en Venezuela en 2018. Nuestros esfuerzos ayudaron a reducir el impacto de la crisis, asegurando el tratamiento a un porcentaje significativo de personas con VIH ", explicó el Director Ejecutivo Aid for AIDS, Jesús Aguais. "De lo contrario", agregó, "la tragedia hubiera sido mayor".

Esta acción ha salvado vidas. En los últimos seis meses, Raiza ha podido acceder a tratamiento antirretroviral por medio del sistema de salud pública gracias a las donaciones de Aid for AIDS.

Como miembro de la Plataforma Regional de Coordinación Interinstitucional para Refugiados y Migrantes de Venezuela, ONUSIDA aboga por los derechos y las necesidades de acceso al tratamiento de los migrantes que viven con VIH. Las prioridades incluyen el establecimiento de un observatorio de la sociedad civil para monitorear el acceso a los servicios de salud y la discriminación; distribución de materiales de comunicación en torno a la prevención, tratamiento y atención de las personas con VIH; y abogacía para prevenir la discriminación y la xenofobia.

En medio de todo esto, ONUSIDA insiste en la necesidad de continuar fortaleciendo la respuesta del país al VIH. "Necesitamos un trabajo continuo con diversos actores nacionales e internacionales para el bienestar de todos los venezolanos y para garantizar la salud y la calidad de vida de todas las personas que viven con el VIH en Venezuela", explicó la Directora de País para ONSUIDA, Regina López de Khalek. "Venezuela no puede quedarse atrás en el esfuerzo mundial por acabar con el SIDA".

 

CONÉCTATE CON NOSOTROS

Estamos en las redes sociales.

Síguenos

Arrow
Arrow
Slider
CONTÁCTANOS

Ciudad del Saber, calle Gonzalo Crance, Edificio #166. Apartado Postal: 0816-01914, Ciudad de Panamá, Panamá.

Tel. +507 3014600
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Arrow
Arrow
Slider