Mensaje de la Oficina Regional de ONUSIDA para América Latina y el Caribe en ocasión del Día Internacional de los Pueblos Indígenas

banner indigenas

 

Ciudad de Panamá, 9 de agosto 2017 - En este día, las Naciones Unidas conmemoran el décimo aniversario de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Diez años después de su aprobación, si bien se han logrado avances en el reconocimiento formal de los pueblos indígenas en varios países, estas poblaciones continúan sufriendo marginación, exclusión y grandes desafíos para disfrutar de sus derechos humanos básicos, incluyendo el derecho a la salud. Ante la realidad de que el VIH está afectando a las poblaciones indígenas1, ONUSIDA reitera la urgencia de fortalecer respuestas nacionales al VIH que sean inclusivas, con el fin de reducir las brechas en el acceso de los pueblos indígenas a servicios de diagnóstico, prevención, tratamiento y atención del VIH.

Hoy en día los servicios de salud relacionados con el VIH no están aún adaptados para integrar la cosmovisión, idioma, cultura y vulnerabilidades específicas de los pueblos indígenas. Los profesionales de la salud no están sensibilizados y capacitados ante las necesidades y derechos de estas poblaciones. A esto se suman elementos de discriminación étnica, tan enraizada en la cultura del continente, cuyos efectos negativos siguen ensombreciendo las condiciones de vida de los pueblos originarios. Para hacer frente a esta situación, hacemos un llamado para que desde la salud pública se den intervenciones sostenidas con enfoque de interculturalidad y derechos humanos.

La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y otros instrumentos internacionales, como el Convenio de la Organización Internacional del Trabajo No. 169, reconocen los derechos de los pueblos indígenas, incluido el derecho a la salud. Los países miembros de la ONU se comprometieron a través de la Declaración Política adoptada durante la Reunión de Alto Nivel sobre Poner Fin al Sida en junio de 2106, a eliminar las barreras, el estigma y la discriminación en los entornos de atención a la salud, a fin de lograr el acceso universal a los servicios integrales para todas las personas, incluyendo a los pueblos indígenas. La Declaración Política 2016 también expresa la importancia de que se invierta más y de manera sostenida en la promoción y el liderazgo, la participación y el empoderamiento de las poblaciones afectadas por la epidemia, ello incluye a los pueblos indígenas. La participación de estas comunidades es fundamental para garantizar que las realidades y particularidades de la diversidad indígena de la región sean abordadas en su verdadero contexto.

Reconocemos la labor que las organizaciones indígenas realizan en la respuesta al VIH y el aporte que éstas brindan en el fortalecimiento de las culturas nacionales a través de sus tradiciones, valores, idiomas y costumbres. En la región estamos trabajando de forma conjunta con organizaciones gubernamentales, cooperación multilateral, centros de investigación y redes comunitarias y regionales para identificar soluciones en el fortalecimiento de los servicios integrados dirigidos a los pueblos indígenas.

Por ejemplo, en Chile, la Red Nacional de Pueblos Originarios (RENPO) está desarrollando talleres de formación para chamanes indígenas sobre medicinas alopáticas de antirretrovirales para el VIH, no olvidando la medicina tradicional. En Venezuela la Defensoría del Pueblo e instituciones de pueblos indígenas, salud y de investigación científica están realizando una iniciativa conjunta para fortalecer la prevención del VIH desde la cosmovisión de los pueblos indígenas, con el involucramiento de los chamanes, las comunidades y los médicos. Desde el 2008 en Brasil, con el apoyo técnico de ONUSIDA, el gobierno federal, los gobiernos locales y otros actores están trabajando con el proyecto Amazonaids en la triple frontera de Perú, Brasil y Colombia, para fortalecer la respuesta al VIH incluyendo acciones para las poblaciones indígenas. Entre otras acciones, ONUSIDA, en un esfuerzo conjunto con ONU Mujeres y el Programa de la ONU de Voluntarios (UNV), ha realizado un diagnóstico sobre VIH y violencia en mujeres indígenas para fortalecer una propuesta para la región al respecto en Brasil y Paraguay.   

En el marco de la Agenda de Desarrollo sostenible, no le fallemos a los pueblos indígenas y no permitamos que se queden atrás. Demos impulso inclusivo y conjunto hacia el logro de las metas de la Acción Acelerada 90-90-90. Esto beneficiará a los pueblos indígenas y a toda la sociedad y es una condición necesaria para poner fin a la epidemia del sida antes del 2030.

 

1 Por ejemplo, estudios muestran que en la población Warao en Venezuela la prevalencia del VIH es casi del 10%.

 

Contactos 

Oficina regional de ONUSIDA para América Latina y el Caribe | Michela Polesana | Comunicaciones | tel. +507 301 4626 | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 


ONUSIDA 

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) lidera e inspira al mundo para conseguir su visión compartida de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. El ONUSIDA reúne los esfuerzos de 11 organizaciones de las Naciones Unidas (UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, ACNUR, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados globales y nacionales para maximizar los resultados de la respuesta.

 

Boletín

Forma parte de nuestro programa de boletín de noticias.

Contáctanos

Ciudad del Saber, calle Gonzalo Crance, Edificio #166. Apartado Postal: 0816-01914, Ciudad de Panamá, Panamá.

Conéctate con nosotros

Estamos en las redes sociales.