Print this page

En Honduras se aprueba reforma a la ley especial de VIH y Sida con enfoque de derechos humanos

Honduras da un paso adelante hacia la visión de "cero discriminación". El 12 de marzo de 2015 el Congreso ha aprobado una reforma a varios artículos de la ley especial sobre VIH y Sida con el objetivo de proteger los derechos y la dignidad de las personas que viven con VIH.

"Este es el resultado de un esfuerzo conjunto y coordinado que involucró a todos los sectores de la sociedad civil y de un trabajo loable de la Comisión de Salud del Congreso de Honduras" reconoce Mirka Negroni, Coordinadora de País de ONUSIDA para Honduras y Nicaragua.

Entre las nuevas disposiciones la ley establece que las personas que viven con VIH quedan exentas del pago de la cuota de recuperación para los medicamentos antiretroviral o cualquier otro cobro por la prestación de servicios, garantizando de esta manera el derecho al acceso gratuito a la salud. La ley modificada garantiza también el derecho de las personas que viven con VIH al acceso y permanencia en el trabajo y al sistema educativo. De la misma manera se le reconocen a esta población el derecho a la adopción.


Otra novedad es que se definen sanciones de responsabilidad administrativa, civil y penal a cualquier violación a la ley, que incluye negativa o retraso en la atención a las personas con VIH en los servicios. Finalmente, se establece como obligatoria la coordinación del trabajo entre instituciones del Estado y la sociedad civil que trabajan en el tema de VIH y la reforma de la estructura de la Comisión Nacional de Sida para fortalecer su rol rector en la respuesta a la epidemia.

Según estimaciones de 2013, 24,000 personas vivían con VIH en Honduras, con una prevalencia del 0.5% en adultos. Se espera que con esta reforma se mejore el acceso a los servicios relacionados con tratamiento y atención, la educación y el empleo para las personas viviendo con el VIH. La discriminación y las violaciones a los derechos agravan la vulnerabilidad y afectan negativamente la capacidad para llevar una vida plena y digna.

ONUSIDA ha lanzado en 2014 la estrategia "Fast Track" o "Acción Acelerada", según la cual tenemos 5 años por delante para escalar o intensificar los esfuerzos nacionales con el objetivo de terminar con el sida para 2030 como riesgo de salud pública, o nos arriesgamos que ésta resurja con mayor fuerza. Una de las metas urgentes del marco de Acción Acelerada para poner fin al sida es la de llegar a Cero Discriminación. Como paso intermedio se espera que no haya eventos de negación de servicios de salud por causa del estado serológico de VIH -real o percibido- y que menos del 10% de los proveedores de salud reporten actitudes discriminatorias dirigidas a personas viviendo con o afectadas por el VIH y a poblaciones clave.

ONUSIDA felicita a Honduras por su compromiso para promover y defender los derechos humanos de las personas viviendo con el VIH. El nuevo reto consistirá en garantizar que todos los profesionales estén informados y entrenados y que los órganos correspondientes aseguren la ejecución de las nuevas disposiciones.